La dedicación es la llave

La consecución de objetivos se basa en la dedicación. Por alguna razón, hoy hemos olvidado este simple aunque complicado de aplicar elemento.

No creo, igual que otros muchos, que el talento se tenga. Lo que existe es un contexto propicio para el desarrollo de una cualidad y una pasión y determinación adecuadas para hacerla aflorar.

Apuesto a que son muchisimos los casos que se han dado a lo largo de la historia de la humanidad, en los que una persona destacó en algo que en un inicio no parecía compatible con ella. ¿Qué entró en juego? La dedicación.

Esto se observa en los atletas de ahora y los de antaño, en los artistas del presente y los del pasado, en los emprendedores a lo largo de la historia.

Ante la falta de práctica sólo se puede llegar hasta un punto, siendo aquélla la clave para que desde fuera te califiquen como alguien con “talento”.

Ser “extraordinario” es cuestión de práctica apasionada y no de suerte ciega.

Ahora piensa en algo en lo que quieras mejorar y simplemente introduce el trabajo necesario. No hace falta que dejes de dormir y de comer para ello. La cuestión es sostener en el tiempo el esfuerzo. La distancia posible a recorrer queda limita si te gastas completamente.

La tortuga ganó a la liebre por una acción tranquila y continúa y no por la acción rápida con descansos. El ritmo sostenido es lo que te hace terminar la maratón.

Creo que hacer de la vida un proceso sostenible y no agotador es clave para el bienestar y la dicha personal.

Photo by Pixabay on Pexels.com
Categorías Sin categoría
A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close